ENTRADA 1 JUEVES 16 DE OCTUBRE

El primer día de este Prácticum III.1 fue especial. Volvía al centro donde hice prácticas la primera vez.

Este centro no destaca por sus recursos económicos ni por su aspecto, sino por las ganas que desprenden los docentes de probar cosas nuevas o recursos que han sido probados por otros, no son usuales y han dado buenos resultados.

Uno de estos docentes es mi tutor, un hombre enérgico con la carrera de magisterio y pedagogía que siempre busca algo más. Ese algo más se traduce en su metodología en la que usa múltiples recursos visuales (gestos, dibujos, imágenes…), recurre a las TIC con las que se ayuda tanto explicar en clase como a compartir lo que crean en ella, como por ejemplo vídeos en los que los alumnos hacen su propio material manipulativo.

Al ser una fecha tan temprana en el curso, aún faltan cosas por concretar y rodaje en sí, más si cabe que estamos hablando de un grupo de 1º de Primaria el cuál cuando llegue estaba repasando los sonidos de la ‘M’. Es por todo esto por lo que según avance el curso ayudaré a establecer roles en la clase, pautas, etc., además de aprender formas nuevas de establecerlas.

Dos ejemplos de lo anterior lo vi el primer día cuando mi tutor comenzó a dibujar un termómetro e ir rellenando las partes del mismo conforme aumentaba el ruido y si lo rellenaba entero, los alumnos sabían que tendrían que dar explicaciones de porqué estaban haciendo ruido y además, serían “castigados”. El otro ejemplo es el de usar la música mientras los mismos alumnos guardan sus fichas en el archivador para no hacerlo demasiado tedioso aunque sean 3 o 4.

Esas fichas no son ni mucho menos la base de la enseñanza del docente, es sólo algo más y que se usa tras usar material alternativo como usar cuartillas de papel reciclado y en ellas escribir sin pautas las letras lo que a la motricidad sin estar enclaustrados entre los renglones. Esto es buenísimo ya que, como diría María Acaso (2009), busca la grieta por la que colar algo distinto a lo que el sistema impone ya sea las letras plastificadas de las que dispone en clase, geoplanos hechos por los niños, rap con una aplicación móvil para fomentar la lectura…

Respecto a mi mención he visto algunas actividades interesantes para un futuro además de técnicas para conocer el material con pequeños juegos. Así mismo, he sugerido varios cambios  en la dinámica de la clase que el tutor ha acogido con agrado, por ejemplo, sentar a los alumnos en lugar de que esperen al lado de una pared porque ya sabemos que sentados se calman o en un juego parecido al “pilla-pilla”, donde si tocaban tu hombre debías llevar el testigo tocando el lugar donde te dieron para ayudar a la propiocepción, sugerí introducir más “pilladores” ya que muchos estaban parados (algunos para dejarse pillar) y varios testigos con los que dificultar el transporte.


Acaso, M. (2009). La Educación artística no son manualidades: Nuevas prácticas en la enseñanza de las artes y la cultura visual (2ª ed.). Madrid: Los Libros de la Catarata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s